Donancio Fuentes. Por Hjördis, del Taller.

Sobre el Taller.

Sobre el Taller.

Sobre el Taller.

Sobre el Taller.

Donancio
Del Who’s who de lingua :
Dramaturgo y polígrafo peruano.
Reside durante seis años en Islandia, después de haber vivido en Estados Unidos, en el Perú, en la Argentina, en Francia y en España. Radicado actualmente en Luxemburgo, su « patria de adopción ».
Ha ejercido las más variadas profesiones : gruista, ferrallista, guía, obrero, profesor, traductor, webmáster, pescador…
Saltó a la fama por lo que se conoció como Le Canular Islandais.
Se presenta como el webmáster de esta web, pero para muchos es esta afirmación problemática. Se ha sugerido que Donancio Fuentes es un pseudónimo, que tras él se esconde un colectivo de creadores, que es una persona real que escribe bajo el pseudónimo de Juan Pedrero…
Al establecer esta rúbrica, hemos intentado despejar las brumas que rodean al personaje, pero Donancio Fuentes se ha negado obstinadamente a recibirnos, dando respuestas inmediatas pero negativas a nuestros mails.
Damos los datos de que disponemos. Son resultados provisionales, pero los ponemos a vuestra disposición. Agradeceríamos toda información suplementaria que pueda llegarnos, siempre y cuando haya sido obtenida siguiendo las reglas de respeto de la vida privada que caracterizan a nuestra publicación. Nuestros datos han sido conseguidos esencialmente a través de Internet y gracias a llamadas telefónicas, lo cual los hace escasamente fidedignos. Deben, pues, ser cotejados con otros provinientes del mundo real.
Pasamos a citar un fragmento de una investigación publicada por la porteña y electrónica revista Página 13 en su edición del dos de agosto de 2001 :
No hemos podido establecer con certeza la exactitud de su nacimiento en Lima. Hay sin embargo algunas indicaciones, como las argumentadas respuestas sacadas bajo su nombre en el limeño diario El Sol, en respuesta a los artículos que su compatriota posible Mario Vargas Llosa publica en el diario El País, bajo el encabezamiento común de piedra de toque.
Sabemos que existe una persona que vive en Reykjavík bajo el nombre de Donancio Fuentes. Hemos podido conversar por teléfono con dicho individuo o, a lo menos, con alguien que pretendió llamarse así. Es profesor de español, pero manifestó una mayúscula sorpresa cuando le hablamos de la web. Nos dijo que hacía tan sólo un año que había adquirido un ordenador y que sólo se lo utilizaba en su domicilio para los juegos bélicos de su hijo, que él mismo no consultaba Internet, tecnología que tenía en muy poca estima, y que no sabía en absoluto como se realizaba una página web.
Cuando le sometimos las informaciones de que disponíamos, su sorpresa, real o fingida, pareció ir aún en aumento. Reconocía algunos de los datos, pero otros los calificaba con energía de falsos. Así, sus viajes : el Donancio Fuentes con el que hemos conversado declara no haber salido nunca de Europa, desde su nacimiento que afirma se produjo en el sevillano hospital de García Morato.
Nuestras investigaciones nos llevan a pensar que el o los webmasters de lingua.is han creado una criatura mixta virtualo-real a partir de elementos de la realidad y de otros encontrados en Internet. Cabe la posibilidad de que se trate de una colaboración entre el Encarnador de Realidades Virtuales, de larga y conocida trayectoria, y un taller que oficialmente no tiene actividad, el Virtualizador de Realidades Carnales.
Nosotros hemos llevado las investigaciones más lejos, pero no podemos llegar a una conclusión diferente de la de nuestro compañero de El Sol.
Confirmamos la existencia del Donancio Fuentes de Reykjavík, que sigue ejerciendo de profesor de español y declarando la misma hostilidad vindicativa contra Internet descrita por El Sol. La novedad es que ahora hay una web sobre Islandia, en francés, donde se afirma que Donancio Fuentes organiza viajes especializados de geomorfología y ornitología. Nuestro colega de El Sol tuvo a bien facilitarnos el número de teléfono del Donancio Fuentes que entrevistó. No me gustan las montañas, sufro vértigo y todo lo que conozco de Islandia fuera de Reykjavík es la carretera que lleva al aeropuerto, nos declara la atribulada víctima, que nos ruega le transmitamos todo dato susceptible de entender por qué hay alguien que no lo quiere dejar vivir tranquilo.
Pareciera que el anónimo acosador de Donancio Fuentes ha franqueado una nueva etapa, transformándolo en una nueva criatura que ejerce una profesión a la que nada parece predisponerlo.

Laisser un commentaire