Policías municipales de Valle de Chalco (México) secuestraron a un joven de 14 años, exigiéndole a su madre un rescate de 10.000 pesos. Busco recoger reacciones de mexicanos sobre estos hechos, que estoy estudiando con mis alumnos. Dirijo este texto a diferentes instancias y personas, algunos de cuyos nombres se recogen más abajo.

Hoy, en el diario mexicano La Jornada, leí que un menor de 14 años había sido secuestrado por la policía municipal de Valle de Chalco, México, y que los agentes responsables del hecho habían exigido un rescate de 10.000 pesos mexicanos a la madre del chico, quien acudió a la policía del Estado de México en busca de ayuda. Felizmente, el menor fue liberado tras la intervención de la policía estatal.

Busqué información sobre el caso y encontré el tweet siguiente, que emana de la policía mexiquense :

El artículo de La Jornada mencionaba que el menor había salido de su casa conduciendo una camioneta Silverado, lo cual no dejó de sorprenderme, dada su edad. Busqué información al respecto y descubrí que, en México, los menores de 15 años pueden conducir. Esto es, sin embargo, periférico.

Los policías municipales autores del secuestro fueron detenidos por los policías que liberaron al menor, pero los compañeros de los secuestradores, superiores en número, acudieron en ayuda de los delincuentes y, tras algunos forcejeos, los liberaron para luego llevarlos a las dependencias policiales con el fin de protegerlos.

Soy docente en Francia. En mi última clase mostré a mis alumnos un célebre falso reportaje que presentaba como hechos reales lo que, en realidad fue un montaje organizado por la policía federal, la AFI en 2005. Mi lector mexicano lo recuerda: el 9 de diciembre de aquel año se escenificó una intervención policial destinada supuestamente a liberar a tres personas secuestradas y a arrestar a sus captores, la francesa Florence Cassez y su ex novio mexicano Israel Vallarta. Bajo la responsabilidad de Carlos Loret de Mola, que hacía oídos sordos a los avisos y advertencias de Laura Barranco, Televisa difundió el falso reportaje.

A través del estudio de estos hechos intento reflexionar con mis alumnos sobre cómo pueden fabricarse culpables y sobre cómo puede llegarse a imponer en la población el convencimiento de la culpabilidad de estos.

También trabajo sobre la difusión de falsas noticias y sobre lo difícil que puede resultar identificarlas. Me parece importante que mis alumnos vean que la inverosimilitud puede no ser un buen criterio para identificar una noticia falsa. Yo creo que, para mis alumnos, para buena parte de ellos, en todo caso, los hechos narrados por La Jornada parecerán inverosímiles. Ellos ya saben que lo verosímil (la policía federal actúa contundentemente para detener a secuestradores, la policía está al servicio del ciudadano y no lo engaña, la policía es honesta) puede resultar falso.

Termino. El objeto de esta nota es pedir comentarios de mexicanos sobre estos hechos. Lo que más me interesaría sería poder trabajar con compañeros mexicanos y que nuestros alumnos pudieran intercambiar pareceres y reflexiones sobre lo que puede conducir a que acontecimientos como los narrados por La Jornada se produzcan y sobre cómo puede una sociedad actuar para protegerse contra ellos o para erradicarlos.

Me pueden escribir a la dirección sebastian.nowenstein@gmail.com. También se me encuentra en twitter: @SNowenstein

Catégories : Non classé