Chat con María.

Voir d’abord :

http://sebastiannowenstein.blog.lemonde.fr/2018/01/31/ecriture-collaborative/

 
 
María: Gracias a todos por estar aquí, gracias por todos vuestros mensajes de simpatía. Y, en particular, un enorme abrazo para los amigos de Uqbar, que me han mandado unos hrönn la mar de bonitos. Yo siempre he soñado con tener un hrönn y ahora…, pues ¡hala, diez de un golpe!
Gracia: ¿Cómo te encuentras, María?
María: Pues bastante bien, Gracia, bastante bien. Un poco confusa todavía, a pesar de todo…
Miguel: ¿Y no te acuerdas de nada? ¿No recuerdas nada de lo que pasó?
María: La verdad es que no, Miguel. Lo único que sé es lo que me contaron: Laure me encontró tirada en el suelo. Lo que sí recuerdo es cuando me desperté: sentí una angustia terrible. Tú hablas y nadie entiende. Lo raro es que yo sí entendía, yo comprendía todo lo que la gente me decía tanto en francés como en español. Y después vinieron las pesadillas…
Belén: ¿Estás segura de querer rememorar todo eso, María?
María: Sí, Belén, no te preocupes, me viene bien. Además, ahora me siento mucho mejor. Duermo mejor. Y las pesadillas se modifican, empiezo a conocerlas. Se vuelven como más serenas, no sé…
Belén: Vale, María, como tú quieras… Pero no te fuerces, por favor…
María: Me emociona tu manera de cuidarme, Belén, y tu cariño. No te preocupes. Las pesadilla son muy raras. Es todo muy extraño. Estoy en una calle oscura y sin salida. Camino, tropiezo y caigo. Siento una presencia detrás de mí. Me doy la vuelta: nadie, no hay nadie. Camino y camino por calles que desembocan todas en la misma calle. Siento una presencia delante de mí. Una nuca. Se vuelve y veo un rostro sin rostro, que podría ser el mío. Nadie, dice. Se da la vuelta y sigue andando. Los muros de las casas se deforman. Un ruido insoportable. Grito y me despierto.
Eduardo: Yo también tengo pesadillas con ruidos raros…
Josefa: ¿Y qué dicen los médicos?
María: ¡Josefa! ¡Qué alegría! ¿Cómo está el niño?
Josefa: Pues muy bien, María, muy bien. Bueno, todavía se despierta bastante…, así que mucho no duerom… Ahora, lo bueno de todo esto es que no tengo pesadillas,…
Para ver el resto de la conversación tenéis que abonaros.

Laisser un commentaire